lunes, 18 de abril de 2016

Show de risas

Estoy sentada al teclado trabajando, concentrada en coloridas columnas de datos y mensajes de mis superiores. De repente siento algo pequeño y blando sobre el dorso de mi mano. Sé lo que es, pero salto de sorpresa como la primera vez. Tengo una oruga de goma de aspecto bastante realista sobre mi piel y unos ojitos pícaros brillan a mi lado esperando mi exageradísima reacción de espanto haciendo volar la oruga por los aires tras lo cual explotamos en una carcajada. A los pocos segundos se repite la misma rutina cómica. Y lo hacemos unas 10 veces, mínimo. En alguna de esas veces el chistoso se tienta tanto por anticipado, que la risa no le permite terminar de hacer el chiste. A simple vista parecerá una forma barata de divertirnos, pero es algo SUPER complejo. Estos chistes y gags empezaron hace relativamente poco, en algún momento de este primer año de terapias. Ahí caí en cuenta que antes de eso nunca había oído a Victor reírse de esa manera, romper en carcajadas, esas risas contagiosas de las que te duele la panza. Antes tenia como una risa muda, o una sonrisa cortés y discreta para demostrar que algo le gustaba… pero no la risotada suelta, esa a la que te entregás perdiendo un poco de control, la que te hace bajar la guardia. Y eso es GENIAL porque significa que está entendiendo que si bien el mundo es raro y usualmente hostil, no es necesario tener completo control de TODO para disfrutarlo y que las sorpresas también pueden ser divertidas. Además, a nivel terapéutico, esta y otras rutinas graciosas también tienen el factor juego simbólico, él está jugando a que el gusano es real (sabiendo que no lo es). Está haciendo un chiste, está usando un pensamiento abstracto cuando en general es literal. Pero lo mejor de todo, es que lo quiere compartir conmigo. Está buscándome, sacándome de mi espacio de adulta responsable para invitarme a jugar y reirnos un rato juntos, como también busca a su hermano, a su abuela, la gente que le presta atención y se gana un pedacito de su corazón.

2 comentarios:

  1. Que momento mas gratificante!!!! Momento en que te das cuenta que el esfuerzo vale la pena. Quizas no veamos el resultado en el momento, pero todo llega... esa risotada complice tan esperada!!!! Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar