lunes, 23 de mayo de 2016

De Súper poderes y la kriptonita

Será  por la influencia de las historietas. O que nunca me agarró fuerte esto de la mística religiosa. La cuestión es que mi pregunta existencial era esta: “si tuviera la chance, ¿qué súper poder elegiría?” Desde mi infancia a bastante mayor, la respuesta fue siempre la misma: “LA INVISIBILIDAD”. Sí, sí. Yo soñaba con poder observar sin ser observada.
Tuve otros delirios de súper héroe. Confieso haber dado vueltas en mi pieza, cuando nadie me veía, para probar si no provenía de la Isla de las Amazonas y era una prima lejana de la Mujer Maravilla. Eso no se me dio. Lo de ser invisible tampoco, aunque en la pubertad logré pasar bastante desapercibida.
El crecimiento atenta con ser transparente y de a poco me resigné a que no me quedaba otra que ocupar un lugar en este mundo. Luego, con la llegada de Tati, mi delirio de invisibilidad se hizo claramente imposible. Ella vino con el súper poder de atraer las miradas donde sea que vaya. Si no lo logra de entrada, lo consigue en un segundo intento. Su súper poder se potencia en lugares que le son desconocidos. Como hace unos días en una guardia médica a la que ninguna de las dos había entrado antes. En la recepción, ante un silencio de ultratumba, desplegó un monólogo en arameo que puso al público en alerta. Mientras la recepcionista tomaba nota de nuestros datos personales, se acercó, sigilosa, a 2 milímetros del celular de la señora más próxima, que era la única que hasta el momento la había ignorado. Eso no falla, cuando un teléfono peligra, el dueño queda agarrado de las pestañas. Antes de ser atendida, se recostó frente a la puerta del consultorio de la médica. ¡No fuera cosa que ella o alguno de los pacientes en espera la pasaran por alto!
Tati no retribuye las miradas. Solo las atrae. Y la madre, que no le queda más remedio que hacerse visible, pone lo que le queda a mano. Palabras. Sentidos y algún chiste.

Me pregunto cómo habría hecho Superman si un hijo suyo le caía con una kriptonita bajo el brazo en lugar de un pan. Supongo que habría aprendido a convivir con eso. Capaz sea cierto el viejo refrán de que lo que no te mata te hace más fuerte. O quizás por algo sea que los súper héroes no tienen hijos.

5 comentarios:

  1. Como fanatica de super heroes y Star Wars entre otras no solo me pareció tu humor aliviador, sino que también definitivamente pude ponerme en tus zapatos… Que cierto eso de que solo se pueden ver las cosas desde el lado del que las escribe si caminas por la misma vereda. Excelente Mariana.
    Y si coincido.. los super heroes nose si podrían ser padres… no les da el cuero!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Mas bien diria que algunas mamas dejan chiquitas las hazañas de los super heroes. Los super heroes tienen super poderes todo el tiempo, pero solo los usan un ratito cuando se hinchan las bolas. Las mamas se bancan un monton de cansancio acumulado, ponen amor y paciencia todo el tiempo, y saben ponener mucho mas para resolver las situaciones mas dificiles <3

    ResponderEliminar
  4. Mas bien diria que algunas mamas dejan chiquitas las hazañas de los super heroes. Los super heroes tienen super poderes todo el tiempo, pero solo los usan un ratito cuando se hinchan las bolas. Las mamas se bancan un monton de cansancio acumulado, ponen amor y paciencia todo el tiempo, y saben ponener mucho mas para resolver las situaciones mas dificiles <3

    ResponderEliminar
  5. Mas bien diria que algunas mamas dejan chiquitas las hazañas de los super heroes. Los super heroes tienen super poderes todo el tiempo, pero solo los usan un ratito cuando se hinchan las bolas. Las mamas tiene un monton de cansancio acumulado, ponen amor y paciencia todo el tiempo, y tienen que poner mas en las situaciones mas hinchas <3

    ResponderEliminar